No hay mucho para deciar nuestro querido blog, solo somos dos amigas, que decidimos subir textos nuestros, y que nos gustan en fin somos Lula & Andre

jueves, 1 de octubre de 2009



A veces me siento tranquila, pensando que el mundo tiene una salida que se encuentra más allá de las que a simple vista se me presentaron a lo largo de esta etapa. Pensé y pensé, soñé tantas veces en huír hacia una nueva dimensión donde yo sola pudiera acceder, nadie iba a conocerla excepto aquél que la buscase. Sería perfecta, tan perfecta como la sonrisa que se dibujaría en mi rostro todas las mañanas. Si antes quería desvanecerme en la nada, ahora tendría un lugar a donde adir cuando estuviera melancólica. Si antes utilizaba elementos prohibidos para marcar mis errores, ahora tendría un recurso para hacerme valer: mi mundo, nadie me encontraría, solo mi otra personalidad sabría de su existencia pero es demasiada cobarde como para llegar a sostenerme la mirada más de dos segundos. Y fue que llegué a cuestionarme mi brillante inteligencia ¿Por qué había tardado tanto tiempo en idear tal plan?

"La depresión, una mala etapa" Me justifiqué sabiendo dentro mío que estaba equivocada, aquélla etapa gris continuaba presente en mis ojos, las marcas ya no se figuraban con sangre en mi cuerpo pero sí su significado. Recordé: "No hay peor sentimiento que el querer estar solo y no estarlo" Necesitaba de ellos pero los rechazaba constantemente porque su afecto era falso y menospreciaban mi presencia. Entonces ¿De qué servía mi inértil cuerpo parado frente a ellos si tan solo veían una tenue sombra adornar sus "entretenidas" conversaciones?

Ya no quería transformar mis lágrimas en nuevas ilusiones, de qué servía. Tan solo...de qué servía mi existencia. Junto a mis palabras debía desaparecer para que ellos se percataran de mí, solo así me recordarían, solo así se darían cuenta de que alguna vez tuvieron un mano firme dispuesta a ayudar, una sonrisa todas las mañanas, una luz que poco a poco la iban extinguiendo, apagando su llama.

Mi plan nuevamente fracasó, ellos vencieron. Nuevamente me quedé, parada frente a la nada, fingiendo dulzura en mi sonrisa y esperanza en mis palabras.

¿Acaso nadie te dijo que nunca fingí? Solo que ellos nunca se dieron cuenta de que me pasaba algo. Nunca.

3 comentarios:

Mercedes Sáenz dijo...

Luli, querida Luli. El alma entera parece abrirse en estas letras. Gracias por tus palabras. Un abrazo muy fuerte y espero que pases pronto. Merci

Sebastiàn Ibrahim dijo...

Lo Que Daría Por Tener Una Ventana Con Esa Vista ... u.u

Broken Dream dijo...

Hermosas palabras
Te quiero
Beso